Save the date, qué es y para qué sirve

save-the-date-personalizado

Tanto si te casas como si no, seguro que has oído el término centemiles de veces. Save the date, ese anglicismo adoptado que suena a miel comparado con la bola de campurriana que supone su traducción al español: Guárdate el día, colega.Pero por mucho que te duela el yunque y el estribo, en eso consiste el Save the date: Es una pre-invitación que sirve para anunciar el día del enlace, antes incluso de tener la hora y el lugar de la ceremonia y el convite, para que todo el mundo se reserve esa fecha.

Hay que aclarar que el Save the date no sustituye a la invitación de boda. La función del primero es informar del día del enlace mientras decides cómo y dónde será la ceremonia y el convite. Por esto, porque lo único que tienes clarinete en este momento es el día que os queréis casar, sólo figuran los nombres de los novios y la fecha del enlace. Punto. Además, el Save the date tiene un carácter mucho más informal que el de la invitación de boda y se suelen mandar con una antelación de 8-12 meses.

Aunque parezca un detalle nimio, el Save de date es realmente útil si no quieres llevarte ningún susto: Estás avisando con casi un año de antelación a tus invitados para se reserven el día. Guarda el día, no vayas de vacaciones, pasa de ese cumpleaños, pídete el lunes en el trabajo, llama ya a una canguro, compra el billete barato, y sobretodo, mal de muchos, ¡NO ASISTAS A OTRA BODA! Sobre todo si piensas casarte en temporada alta (ojito con julio y septiembre). Y lo más importante, para los que vienen de fuera. Acordémonos una vez más de tu prima Angelines la del pueblo, o de tu amigo el ingeniero, que se tuvo que ir a trabajar a Alemania a la Wolkswagen y que pronto dejará de tener cuartos pá tabaco. Deja que se compre el billete con tiempo, deja que encuentre aún una habitación en un hotel decente a buen precio.

¿Y a quién se manda un Save the date? Lo útil, lo práctico, lo correcto, es que se lo mandes a las personas que no pueden faltar a tu boda. El núcleo duro. Piensa que muchas veces, a medida que avanzan los preparativos de la boda cuando el presupuesto se ha disparado y empiezas a tener mareos, tienes que recortar y tiras por lo básico: la lista de invitados. Una vez se envía, no hay marcha atrás.

Bueno, y ahora la chicha, ¿cómo lo hago? Lo bueno de su carácter informal es que hay infinidad de opciones. Aquí os traigo algunas:

1) Modalidad Foto. Es el Save the date más extendido. Está el del perro, el de los zapatos, el del póster de la peli, el de la tiza en el suelo, el del fotomatón, el del yo me lo gozo con mi propia foto. Son un estilo muy yanqui, pero como todo lo americano acaba llegando como una ola de abejas rojas asesinas, cada vez veo más fotos patrias de este estilo.

save-the-date-yankis

Mirad aquí a los guapos Austin y Kylee, han optado por el royal combo: Han juntado bici, con tiza, con perro y con zapatos.

save-the-date-bici

Mi consejo: Si estás pensando en optar por la opción foto te recomiendo que elijas una foto sencilla y natural, que transmita sinceramente lo que sentís el uno por el otro.

Save-the-date-hel

Otro estilo. A mí, que me chiflan las sombras y las siluetas me ha gustado mucho esta.

save-the-date-fecha

Se ve que en ésta no acertaron con la pared.

save-the-date-sombra

2) Modalidad vídeo. Si sois valientes y transgresores y no os importa poneros delante de la cámara, podéis grabar un video. Siempre es una opción muy chistosa y dicharachera, aunque el éxito de esta opción siempre dependerá de las habilidades que tengáis para editar video o de que tengáis un amigo que se dedique a lo audiovisual (lo cuál no es muy difícil). Mirad estos valientes, cómo se lo han currado:

3) Tarjetas y detalles: La opción más detallista, porque siempre nos gusta de recibir. Lo ideal es que se trate de algo personalizado y único de la pareja. Ya sabéis que en Print the Legend nos comemos la cabeza para creaer cosas únicas e intransferibles. Mirad que bonitas tarjetas Save the date marca de la casa:

invitacion-save-the.date2 invitacion-save-the-date4 invitacion-save-the-date3 invitacion-save-the.date

Sí, algo chisposo y alegre que invita a la fiesta.

También puedes aprovechar la ocasión para mandar algún detalle que luego pueda ser útil el día del enlace, como esta cajita de cerillas para encender las bengalas a la hora del baile. La idea es bonita, aunque vete tu a saber donde quedan las cerillas el día de la boda.

cerillas-boda

O este precioso confeti para tirar a los novios el día de la fiesta.

save-the-date-confeti

Y eso es todo. ¿A vosotras cuál os gusta más?Espero haberos servido de ayuda. Y a ver si alguien se anima y hace un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>